portada

Fernando Escobar “En este viaje”

(Fugazi FGZ 010265)

Temas:

(de como duele tu ausencia)

Del amor al odio basta un silencio… o una palabra
del odio al amor, una palabra… o una canción.

Rezas en silencio una oración desesperada
pides que ella vuelva cual si no pasara nada
buscas en la calle, por la acera una señal
“vieja primavera, no me hables de un final”

Duelen de esperarle hasta los ojos y el balcón
duele casi todo, desde que ella se marchó
duelen las promesas, las ventanas entreabiertas
duelen las palabras de un adiós ya casi ciertas

Bastó una palabra retenida en un andén
bastó una mirada que quiso, mas nunca fue
bastaron dos silencios sobre el eco de su risa
un “me marcho lejos”… rabia dicha a toda prisa

Rabia y silencio / humo y ceniza
bajo mi llanto / sobre tu risa
duele tu ausencia de luna nueva
duele la vida como una espera
Aaay, aaaay…aaaay…

Quedan las señales de su paso por doquier
y un extraño aroma de luna al anochecer
voces que en las tardes se escuchan por los rincones
cantos que de ausencia acobardan las canciones

Vagas ya sin rumbo, por jardines y ventanas
buscando respuestas de ausencias por la mañana
suenan los silencios sobre el eco de su risa
y ese “marcho lejos” …rabia dicha a toda prisa

Viajas solo sobre la arena y yo tengo miedo de alcanzarte.
Viajas solo, solo y tu pena… y yo, sin nada que darte

Vieja ruta que une las piedras que pusimos todos parte a parte,
aunque luego juguemos el arte de vivir creciendo como hiedras,
en tu espalda como enredaderas (borro tu hambre con una moneda)

Queda entre mis manos esta lanza,
queda entre mis pies la vieja danza
de cambiar el fiel de la balanza
y volver un poco de todos la esperanza.

Cargo como un sueño la utopía,
y a veces me pierdo aún de día.
y cierro los ojos para no volverte a ver
ciega como siempre el no querer, ya ves
que… ciega como siempre no querer

Viajas solo y extraña es tu suerte
pues miles andan por esa vereda.
Viejos sitios que heredan la muerte
hijo, también el hambre se hereda
como la muerte el hambre se hereda
como la muerte el hambre te espera

Queda entre mis manos esta lanza…
Cargo como un sueño la utopía…

Queda entre sus llagas esa lanza,
queda en nuestros pies la vieja danza
de cambiar el fiel de la balanza
y volver un poco de todos la esperanza (tres veces)

Dueto con Yahir Durán

Es tan difícil no estar junto a ti
mas si te acercas no sé que decir
En tu mirada viaja un no sé que de abril
tantos recuerdos, tanto porvenir

Como quisiera darte una canción
que te dijera más que una razón
viento en las alas, ojos en el corazón
mirada firme, sin miedo a la ilusión

Sé que te han dicho que el amor termina mal, – siempre al final-
y el beso pierde su caudal
que nada valen tantos años de intentar “una vez más”
que a fin de cuentas es “normal”
que lo que empieza debe terminar

Brotan preguntas, no sé contestar
viejos fantasmas sobre mi ciudad
y no es consuelo que te encuentres al voltear
el mismo duelo, la misma soledad

Es tan difícil… ya lo ves que sí
solo silencios ¡y tanto por decir!
solas las manos acarician sin cesar
un viento ausencia, un cuerpo soledad

Sé que te han dicho que el amor …

Érase un hombre tan ocupado
hasta que un día caminó de lado
por no distraerse ni con la gente,
que le saluda impertinente
aprendió luego el oficio
de hacerle al día más orificios
hablando al tiempo que masca el sueño,
sueña que puede llegar a dueño

Beber el vino con un amigo, besar la mano que amasa el trigo
son cosas que debes quitar de en medio, no te lamentes no hay más remedio
que mientras luchas por un trabajo, brinques y pises sobre el de abajo
es que en la vida solo el más fuerte puede imponerse sobre la suerte
“Es que pensaba solo en el oro” -decía la gente- ya no hay decoro
él que guardaba para el invierno aunque su vida fuera un infierno
ahora lo sé, ahora recuerdo… esto parece el viejo cuento
que pregonaba por sabio y cuerdo “cierto bichito” de paso lento

Érase un hombre tan ocupado, hasta que un día camino de lado
como otras veces evadió gente que siempre peca de impertinente
hasta que un golpe en un costado le reveló que estaba atrapado
perdió el reloj en la alcantarilla, muerto de frío comió colillas

Perdió los días, perdió la cuenta… perdió el impuesto sobre la renta
hasta que el cielo tuvo clemencia y al fin se supo de su presencia.
Salió entre mierda y entre basura, bajo los signos de la locura.
Nunca pudieron reconocerle, pues no intentaron siquiera verle.

Hoy se le encuentra por media calle, lleva a la luna… van por el talle
sembrando flores en las aceras, siempre inventando nuevas veredas

Érase un hombre tan ocupado, hasta que un día caminó de lado
érase un hombre tan ocupado hasta que un día caminó de lado
hoy se le encuentra por media calle, lleva a la luna… van por el talle

Dueto con Mariana Escobar
Contracoro: Analí Escobar

Con tan sólo diecisiete y todo un mundo por andar
imposible hacer las cuentas de un pasado que no está
imposible darse vuelta, cuando todo es porvenir
y no asustan los silbidos de las balas
ni el latido de un inquieto corazón que desborda la ilusión

Con tan sólo diecisiete y todo un mundo por andar
de repente brotan alas y dan ganas de volar
debí abrirles la ventana, la puerta de par en par
un abrazo por abrigo, algún beso un nuevo amigo
¡Ay inquieto corazón!… ¿Quién te borda una razón?

Vuela lejos, alto y fuerte
que este mundo te requiere
vuela lejos, canta libre
Que ya nada te limite

Con tan solo diecisiete las palabras van de más
Lo imposible aun no existe, el presente es la verdad
Los caminos pueden verse en la selva o sobre el mar
En el cielo nubes blancas, aún en tiempo de borrascas
¡Ay inquieto corazón!… ¿Quién te borda una razón?

Vuela lejos, alto y fuerte
que este mundo te requiere
vuela lejos, canta libre
Que ya nada te limite

Dueto con Fernando Delgadillo

El silencio creció en esa casa y la luz se extinguió,
fue siempre escasa… una puerta, una ventana,
una voz ya sin mañana, acunaron la esperanza de unas manos sin infancia

Ella siempre sonrió, no dijo nada si su pelo cayó tras la mirada…
no hay secreto, no hace falta,
los dos saben que se escapa ese hilo de aire quieto,
ese amor, así…, completo.

Lo abrazó sin parar cada mañana, lo besó y sin dudar abrió la puerta
“ve tranquilo estoy despierta”, “ve, que aguardo hasta tu vuelta”
le mintió en aquel día, pues sabía que se moría

El salió y al partir miró de nuevo.
A pesar del dolor, siguió su juego
“volveré cuando el sol caiga con el pan que nos arraiga”
“danzaré por cada esquina, compraré tu medicina”

Esa tarde al final le compró rosas, un broche y algún pan, entre otras cosas
y volvió para decirle “¡madre!, mire…, ¡no esté triste!”
“volveremos a encontrarnos, dijo el cura, ya lo oíste”

Le besó al despedirse, labios tiernos, ojos tristes…
y se puso a su lado, pidió al cielo ser su aliado…

junto al ocaso de tus ojos
hace frío
-nada lo quita-

en el viraje de tu risa
sólo el silencio

frío y silencio
(hay un invierno creciendo)

Recuerdo

La nostalgia te dibuja de mi mano
y es en vano que acaricio los recuerdos
tan lejanos como tu mirar

Nada gano en recordarte lentamente
cuando a solas por mi mente son tus manos
otro engaño y nada más

Miro al fondo y me refugio en algún verso
que se escapa sin remedio,
que se escapa sin remedio de esta amante soledad
de esta amante soledad

He tratado de olvidarte poco a poco
y bien sé que me equivoco
cuando digo que no verte bastará

Es tu voz hoy la que intenta rescatarme
y hasta darme una esperanza que bien sabes no vendrá
Miro al fondo y me refugio en algún verso…

Solo queda entre mis dedos rumbo al Este
y ya sin tiempo que me reste
vuelvo a oír de tus andanzas por allá
y mis manos como siempre un poco necias
acarician en el aire una figura que bien saben ya no está…
Miro al fondo y me refugio en algún verso…

Yo no nací en el mar
pero conozco su abrazo poderoso
su soledad impostergable
su vida y su muerte, mi muerte
en el vaivén interminable de sus olas
en su inquietante arrullo de sol,…
y caracolas

Yo no nací acaso junto al mar
pero en mis playas anidó también una gaviota
junto a mis remos juguetean sus peces
bajo mi cuerpo el agua
bajo mi noche un verso,
que se repite como tu,
con la nostalgia
de soles bebidos por tu boca
de ojos extasiados de horizontes
de soledades y abrazos
de risas y llantos
versos y cantos,
de lunas
de besos
de esperanzas

Tiene tu voz la magia de lo eterno
y tu aroma esencia de mujer
que se apasiona
en la danza infinita de tu manto
por tu espacio corren los poetas
a la caza de musas y sirenas
que se escapan
tras un barco silente y misterioso.

Yo no nací en el mar, es cierto
ni tengo un poeta muerto
a quien cantarle alabanzas
con la cadencia mortal
de un verso de fuego y de lanzas

Yo no nací en el mar, es cierto.
Soy sólo un hijo del desierto,
pero no miento cuando digo que…
conozco su abrazo poderoso
su soledad impostergable
su vida y su muerte, mi muerte
en el vaivén interminable de sus olas
en su inquietante arrullo de sol,…
y caracolas.

Dueto con David Filio

Salí de casa una mañana
seguí caminos tras tu ventana
abrí las alas sin tener miedo
miré la vida con ojos nuevos.
Levanté el vuelo con otro sueño
dije te quiero, y era mi dueño
amé las cosas con otros modos
y hasta el silencio cambió de tono
…y aullaba el lobo
tras la montaña… aullaba el lobo
con vieja maña… aullaba el lobo…¡el lobo!

Tendí la mano, fue siempre abierta
muchos entraron por esa puerta
falsas palabras también he oído
puñales cortos, algún quejido.
Alcé la vista, miré de frente
abracé fuerte al diferente
oí su canto de tibio aliento
icé mis velas con ese viento
…y aullaba el lobo
bajo mi barca…aullaba el lobo
sobre las jarcias… aullaba el lobo ¡el lobo!

Pasan los años… y sigo necio
suben los daños y pago el precio
De ir cabalgando el mismo sueño
muriendo un poco en este empeño.
Tal vez no supe como otros locos
mudar de rostro de poco a poco.

Tal vez ya es tarde… Tal vez no quiero
cambiar mi vida por el dinero; y aún anda el lobo
tras cada esquina, ofrece siempre la vieja mina
y aún anda el lobo…. ¡¡El Lobo!!

No bastó mi amor para retenerte
sin aliento te me fuiste entre las manos
No bastó mi amor, ni basta la suerte
cuando el viento sopla historias de muerte

A pesar de la alborada de tus sueños
de tus cantos ya sin dueño y lo eterno de tus juegos
tierna muerte te esperó tras tierna vida
que aunque corta no se olvida.

Y lloré, lloré por ti, por mí, por todos
preguntando como siempre, en cualquier tono
si hay razón que derramando la esperanza
interrumpa así tu danza

Un reflejo aún me queda y a él me aferro
como un viejo testaferro en vida incierta
defendiendo letra muerta aunque no mía
reclamando una poesía
que encontré perdida entre tus cajones
arrojando al viejo trompo mis canciones

Canto duro, canto muerte, sabe a moho
pero aún más a libertad…

Canto tuyo, canto muerte, canto todo…
con sabor a libertad.

Dueto con Anali Escobar

Esa marcha de soldado sin batalla
¡vaya guerra! y sólo herido el corazón
deja que hable el centinela sin medalla
de la muerte que ha crecido en su interior

Fuiste un sol con un ocaso indescifrable
sigilosa avanzaste en mi interior
y en la cima de tu boca de repente descubrí
del cautivo la presencia y quise huir

Cruenta guerra sin tu paz,
sin el tiempo y libertad de perderme entre tus brazos
rescatando un corazón mutilado, como siempre, por amor

Tu silencio fue mortal, una bala, un arsenal
derribando cada verso que intentaba liberar
de tu boca una palabra, no un final

No hay trinchera que resista a tus abrazos
a tus ojos no resiste esta canción
ni al latido de tus labios resistió mi voluntad
¡que estrategia de tu ausencia! ¡qué soledad!

Cruenta guerra sin tu paz…

Ya sé que pasan los años
y aunque resulte extraño
voy tras los mismos sueños
muero en el mismo empeño
de hacer las cosas a mi manera.

Y no es que tenga madera
de mártir ni de profeta,
ni es por llegar a la meta
primero que los demás.

Tal vez no supe, ni sé
como hacer trampa al destino.
Este timón es un sino,
roto como mis manos
roto, y no sé por qué.

Ya se que pasan los años
y te resultan extraños
mis jeans y mi pelo largo
y sin embargo, no es nada
cuando de ideas se trata.

“Eso está bueno”, me dices,
“cuando teníamos veinte
¡mira tus cicatrices!
no es para gente decente”

Yo no pretendo que creas
que sigo loco ¡no rías!
yo no pretendo que cambies,
más no me pidas tampoco
que yo haga lo mismo…otro poco

Que aún oigo la nueva trova,
al Charly y al Delgadillo
y sabes que no es por coba
ni por quitar otro ladrillo
al viejo muro sin brillo.

“¡Aaah! El viejo muro no existe”, recuerdas…
No existe y tienes razón
por muchos locos que un día cambiaron el corazón
por un puñado de tierra
debajo de tanta mierda
hasta que el muro cayó.

Ya sé que pasan los años…mas…
aún faltan muchos peldaños
para escalar hasta el cielo
y descorrer ese velo
que tiene ciego al amor.

Preguntas los motivos de este canto
que se alza entre lamentos, entre llanto.
Son muchas las mentiras que has bebido
son tantas las esperas sin sentido

El viento ya no sabe a hierba fresca
Chapala ya no tiene buena pesca,
en las calles se ha ensañado la tristeza
andando entre la prisa y la violencia

Preguntas, y no te faltan razones
si al cabo de los años nada cambia
y sigue, sin haber explicaciones,
reinando el odio sobre las razones

y entonces…. Por qué cantamos?

Cantamos porque huele a primavera
si bien no es que se anuncie nueva era
nos trae algunas flores de esperanza
y tiene otro color, otra fragancia

Yo canto por tu voz, por tu mirada
semilla, fruto y siempre inacabada
y canto por la lluvia de tu risa
y por tener tu mano entrelazada

Cantamos porque el canto es esperanza
y envuelto en la canción mi pueblo avanza
quien canta por la vida y por la muerte
no aprenderá a callar ante amenazas

Cantamos porque el niño pese a todo
sabe mirar al centro de la tierra
no ignoro los cañones de la guerra
más no hemos de vencerla a su manera

Yo canto porque ya no son tan pocos
los que hablan de otro tiempo como locos
gritando que este espacio es para todos
y no sólo el botín de algunos pocos

Yo canto porque ya no SOMOS pocos
que HABLAMOS de otro tiempo como locos
GRITAMOS que este espacio es para todos
y no sólo el botín de algunos pocos

– No cederá el amor ante el insulto
se escuchará su voz entre el tumulto-

Todos los temas –Letra y Música- de Fernando Escobar Zúñiga

Poemas: Fernando Escobar Zúñiga

ARREGLOS

Manel Camp Arreglo y piano en “Tierna Muerte”

David Filio Arreglo, guitarras, bajo y voz en “Historia Personal 2”

David Inzunza Arreglo y programaciones en “Del olvido”, “Es tan difícil”,“17 años” y

Josep Mas “Kitflus” Arreglo, teclados y programaciones, en “La Hormiga”

Alejandro Segovia Arreglo, piano y programaciones en “Dos Silencios”, “Historias de amor y de

Javier Sánchez A. Arreglo y programaciones en “Recuerdo”

VOCES INVITADAS (DUETOS)

Yahir Durán “Es tan difícil”

Mariana Escobar “17 años”; coros en “17 años”, “Cantamos”, “Mil batallas”, “Del Olvido”,

“Historia Personal 2”.

Fernando Delgadillo “Historias de amor y de muerte”

David Filio “Historia Personal 2”

Analí Escobar “Mil batallas” contracoro “17 años”

MÚSICOS

Eduardo Ulloa Guitarra acústica, “Es tan difícil”, “Del olvido”, “Cantamos”, “Historias de

amor y de muerte”… coros: en “Cantamos”

Roger Blavia percusiones en “La Hormiga”

David Palau Guitarras en “La Hormiga”

Jordi Bonell Guitarra en “Tierna Muerte”

Jordi Camp Bajo en “Tierna Muerte”

Lluis Ribalta Batería en “Tierna Muerte”

Jaume Badrenas Sax en “Tierna Muerte”

Paloma Cumplido coros “17 años”, coros en “Cantamos”, “Mil batallas”, “Del Olvido”,

Vilma Soto coros “17 años”, coros en “Cantamos”, “Mil batallas”, “Del Olvido”,

Enrique “Kike”

Ortiz Quintana “Cantamos”, “Mil batallas”, “17 años”

“Cantamos”

muerte” y “Mil batallas”coros en “Cantamos”, “Historia Personal 2”

Raúl Cuevas grabación y mezclas en “Tierna Muerte” y “La Hormiga”

Grabados en Estudios B más B, Barcelona, España, julio 11 al 16 de 2003

“La Hormiga” Preproducción y transfer Estudios Zanfonía, Barcelona, España

Ingeniero: Natxo Nogueras

Grabación de voces y guitarras, mezcla y masterización: Oigo Estudios

Ing. de Sonido Arturo “Tuti” Perales Calleros

Mezclas (excepto las mencionadas) Arturo “Tuti” Perales Calleros

Producción General: Fernando Escobar Zúñiga

Dirección Musical: Fernando Escobar – Alejandro Segovia

Diseño Portada: Juan Alberto Escobar Zúñiga

fotografías portada y contraportada del libro… Luis Caballo

fotos interior: Luis Caballo, Juan Fernando Escobar, Fernando Escobar, Gabriela Ibáñez

Dedicatoria

A los que aún luchan por construir la esperanza para todos, a los que “hablan de otro

tiempo… como locos”.

A Gabriela, sin ti nada hubiera sido igual. Ya sabes…

A Mariana, Analí y Juanfer, por la fortuna del encuentro, de los años y las risas

compartidas; por todo lo aprendido juntos.

Al “Gordo”, “Doña Paz” y “la Osita” por su generosa entrega por la vida, por las miradas

que ahorraron tantas palabras.

Agradecimientos

Gracias a todos los que me acompañaron en esta aventura… en especial a Manel,

“Kitflus”, Alex, Inzunza, Filio, al “Enano” (Javier) por su trabajo generoso, su riqueza y

aportes desde los arreglos que hicieron crecer estas canciones, pero sobre todo por su

amistad, por su interés personal en el proyecto. Yahir Durán, David Filio, Fer Delgadillo…

el gozo de la canción compartida y su presencia hermana.

“Raulito”, por la complicidad para hacer realidad la grabación en Cataluña, el hospedaje, el

gusto de trabajar juntos una vez más… Manel e Imma ¿qué decir frente a tanto cariño? a

Tere y Diego por el rinconcito en Madrid, Memo en San Sebastián. A Roger Blavia, Jordi

Bonell, Lalo Ulloa (siempre dispuestos) sin palabras… y también a David Palau, Jaume

Badrenas, Lluis Ribalta, Jordi Camp, por la oportunidad maravillosa. Mariana y Analí,

Paloma Cumplido, Vilma Soto (hermanita), Kike, Lalo y Alex (otra vez) por el color de sus

voces, más por el cariño. Beto, Tuti, Fernanda como siempre, por todo el apoyo, el

profesionalismo, por hacer suyo el proyecto.

A Joan Surribas (Estudios B + B) por todo el apoyo y las anécdotas compartidas, al

Fernando Escobar